Jarapalos 2019 by Angela

De cómo llegué a esta locura….

En enero de 2018 hice mi primera carrera de trail y mi estreno en Pulso, fue en el Muriano y eran 12 km, todo un reto para mí, en esa ocasión entré en meta “primera de la general”, ni me lo creía, de hecho, no ha vuelto a pasar.
En julio salieron los dorsales de Jarapalos y por lo que me habían contado era una carrera preciosa y ya le tenía ganas, pero aún no estaba preparada, no había pasado todavía de 17km. Ver la ilusión con la que se preparaban mis compañeros, como entrenaban, las fotos de ellos en la carrera y el fin de semana de convivencia, ya terminaron de convencerme para decidirme a preparar Jarapalos 2019, por lo que a finales de año me decidí hacer la Copa provincial de carreras por montaña de Córdoba y probarme en distancias más largas.
Enero 2019, de nuevo en el Muriano, me estrenaba en la distancia larga de una carrera, 27km que suponían un gran reto para mi y que tardé lo más grande en terminar, pero súper feliz y satisfecha de ir superándome, a continuación, Montes Comunales y después Cerros del Hoyo, última carrera de la copa hasta después del verano.
Llega junio y hablando con Manuel Guisado y Sara compañeros de pulso, de gimnasio y amigos, hablamos de inscribirnos a Jarapalos. Una vez inscrita llegó el run run: tengo que entrenar más, no sé si estaré preparada, es demasiado, no quiero lesionarme y tropecientas preocupaciones pa aburrir a cualquiera.
Durante los cuatro meses siguientes entrenar, entrenar y entrenar, duro, por una parte, pero por otra parte muy gratificante, una oportunidad para conocer mejor a todos mis compañeros con los que he compartido carreras y entrenamientos, de disfrutar aprendiendo de ellos, de conocer rutas, un cambio en mis hábitos, un nuevo estilo de vida y un sinfín de cosas positivas.
A finales de septiembre retomo las carreras de la copa y ahí empiezan 8 semanas intensas con muchas carreras y los entrenamientos fuertes para Jarapalos.

La Carrera

Llega por fin la semana de la carrera y recibo una llamada de Yoli, que me dice que va a averiguar un dorsal para hacer la carrera conmigo, lo qué sentí en ese momento, es difícil de explicar, en resumen, gratitud máxima.
Llega el día, un poco frío y con bastante aire, yo parecía que me iba a la guerra, hiper preocupada, por delante 44 km y 2400m de desnivel, pero dan la salida y en seguida me tranquilizo. Sara sabía que Yoli y yo íbamos juntas, así que como estaba un pelín tocada del tobillo, decide quedarse con nosotras y ya empieza el cachondeo, el buen rollo, risas, charla, jiji jaja y llegamos al primer avituallamiento, allí vemos a Pau y ya, creo que casi se vio un poco obligada a unirse al equipo improvisado, pero estoy segura que no se arrepintió. La gente que nos veía a las cuatro durante el recorrido incluso nos decían que íbamos segundas por equipos, así que nos pusimos nombre “El equipo corazón”.
Durante la carrera gritamos, cantamos, reímos, celebrábamos cada avituallamiento, sudamos, meamos, nos animamos entre nosotras y a los compañeros que nos encontramos. Cuando a Sara le preguntaron que a qué ritmo íbamos respondió “A 1000 palabras por hora”, a Yoli se le oía a 2 km a la redonda, Pau una tía valiente, dura y dulce a la vez, que se notaba que estaba disfrutando a tope y yo, viviendo cada kilómetroy alucinando, yo que pensaba que iba a ser durísimo y era todo lo contrario, felicidad a raudales y estaba siendo tan, tan, tan divertido.
Hasta planificamos nuestra llegada a meta, que si voltereta, que si andando hacia atrás, al final, decidimos entrar haciendo la croqueta, si sí, tal cual.
Lo que viví al llegar y ver a Estrella y Rafa que vinieron desde Córdoba a vernos, ver a los compañeros que estaban en meta esperándonos, hacer la croqueta, abrazarnos las cuatro y sentir una inmensa felicidad de conseguir un reto que me preocupaba y solo fue disfrute de principio a fin.
No sé si ha sido lo bonita que es la carrera, los maravillosos voluntarios, el ambientazo o el cuarteto tan dicharachero que formamos, lo que han hecho, para mí, una experiencia única, inolvidable y que repetiría sin dudarlo.
Después de toda esta chapa que he soltado, entenderéis que la recomiende al 100%.

Sufriendo en carrera

2 comentarios

    • Jose Piernagorda en 09/12/2019 a las 6:29 pm
    • Responder

    Muyyy muy grande eres Angela!!

  1. Cosas y vivencias así hacen grande este deporte, sobre todo con gente como tú, eres grande! Un abrazo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.